¿QUÉ ES EL T.E.A.?

El TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA se define como un grupo de alteraciones del desarrollo de origen neurobiológico que afectan a las áreas específicas de humanización de la persona, produciendo cambios significativos a nivel cualitativo y cuantitativo desde el nacimiento de la persona y a lo largo de toda su vida. Esta áreas a las que nos referimos son la comunicación e interacción social (comunicación social), la capacidad de ficción e imaginación, que también podemos referirnos como intereses restringidos, la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

Sin embargo estas alteraciones presentan diferentes manifestaciones en cada persona con T.E.A., diversos niveles de gravedad de afectación, afección médica, genética u otro trastorno asociado, acompañado o no de discapacidad intelectual, con o sin deterioro del lenguaje, además de la influencia de la educación y los apoyos que reciba a la persona a lo largo de su vida.

La heterogeneidad de la sintomatología de las personas con T.E.A. hace que cada persona sea única en su desarrollo a pesar de compartir unos patrones comunes de afectación. Este trastorno no sólo afecta a la persona, sino que impacta directamente en su familia, siendo un apoyo fundamental para la persona.