APOYOS Y ADAPTACIONES

Estas alteraciones observables del comportamiento de las personas con T.E.A. pueden mejorar significativamente a través de una intervención adecuada y el uso de apoyos y recursos necesarios.

Teniendo en cuenta las características de las personas con T.E.A., las intervenciones que se llevan a cabo deben abarcar las distintas áreas en las que pueden presentar déficits como es la autonomía y el cuidado personal, comunicación y lenguaje, habilidades sociales (cognición social), funciones ejecutivas y autorregulación.

La atención de las personas con TEA atiende a unos objetivos concretos independientemente del ámbito del profesional, orientados a facilitar los apoyos individualizados, especializados y basados en la evidencia científica.

Estos objetivos se centran en disminuir los déficits que presentan teniendo en cuenta el desarrollo típico de la persona, promover las competencias personales del niño/a y conseguir su mayor independencia, bienestar y calidad de vida